Proyecto Actitud


 

      

 

  PRINCIPIOS: 
           
          
L
os proactivos creemos que la libertad individual es el valor fundamental que debe subyacer a todas las relaciones sociales, intercambios económicos y al sistema político.


Creemos que la compatibilización de objetivos entre emprendedores y asalariados en una economía libre siempre es preferible a la coerción ejercida por el Estado.


Creemos que el rol del Estado no es perseguir fines en nombre de la comunidad, tales como distribuir la riqueza, "promover" la cultura, "apoyar" al sector agrícola, o "ayudar" a pequeñas empresas, sino el limitarse a sí mismo a la protección de los derechos individuales y dejar que los ciudadanos persigan sus propios fines de un modo pacífico.



Apoyamos la igualdad formal de cada uno y de todos ante la ley, pero premiamos a quien produce por un valor mayor a lo que consume.


Para nosotros, el mejor modo de combatir la pobreza es garantizar un sistema en el que cada uno, inclusive el asalariado, administre los excedentes que genere.


Que a cada uno se le pague por lo que haga y no sólo por lo que necesite.

Que todos puedan experimentar el "siembra, y cosecharás", desterrando el "Siembra, nosotros cosechamos y cubrimos tus gastos para que mañana puedas seguir sembrando"


Nos subimos a los hombros del liberalismo incorporándole esa característica que lo librará de todos los conflictos que había generado hasta ahora: La propiedad privada meritual de las ganancias de los emprendimientos.


Y nos subimos a los hombros del socialismo, descartando la lucha de clases, reemplazándola por la sinergia de clases.


Rediseñamos el "impuesto al beneficio empresario", que nació con la crisis de 1930, y con el cual se abandonaron el resto de las ideas republicanas.


Nuestro sistema es mejor que los programas estatales de transferencia de riqueza.


Creemos que el único modo de asegurar el mantenimiento de la libertad personal es garantizar la inviolabilidad de la propiedad privada tanto de los medios de producción como de las ganancias de los emprendimientos.


La propiedad de esas ganancias estará en función de las potencialidades relativas de capital y trabajo de cada emprendimiento.


Y el Estado tendrá como función primordial garantizar el derecho de los asalariados a que se le pague con justicia por el valor de lo que hace.

 

Disminuirá así el espectro de sus intervenciones, haciéndolo más eficiente.
 


No confiamos en el Estado cuyos administradores proclaman actuar en el nombre de abstractos intereses colectivos.
 


Mientras con las ideologías colectivistas, para lograr un orden social económico viable, éste debe ser impuesto y mantenido por el Estado, los proactivos mostramos por el contrario que es la acción descentralizada de individuos que persiguen sus propios fines en una economía libre lo que hace posible crear y mantener este orden espontáneo, traer prosperidad y sostener la compleja civilización en la que vivimos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2005-2009  Proyecto Actitud

Diseño web Sitios

www.proyectoactitud.com

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

Páginas vistas

desde el 3/9/05