Pastoral Social
 

 

El día 25 de marzo, en una entrevista con la Pastoral Social de la Ciudad de Buenos Aires, se le propuso a la Iglesia Católica acompañarnos para modificar levemente las relaciones laborales, para que los graves problemas de nuestra sociedad cedan, y entonces el gobierno no tenga necesidad de confiscar a los emprendedores para hacer asistencialismo.


El empleo informal y el desempleo, que causan graves problemas, se podrían erradicar si lográsemos que los asalariados fueran más rentables, tanto para su patrón como para ellos mismos.


El sueldo de un asalariado de cualquier nivel, es usualmente una cifra que le alcanza para sostener su nivel de vida.


Por ello, el mercado ha determinado que la factibilidad de un emprendimiento radique en que la suma de los sueldos de los empleados en una empresa refleje exactamente el valor de lo que generó la planta de personal durante ese período.


Pero cuando la empresa logra ganancias, el valor de lo que generó el personal es algo mayor que su sueldo.


Es posible determinar el valor de esa diferencia y que los asalariados puedan cobrarla en la medida que generen más que lo esperado, lo cual sería un potente estímulo.


Eso es lo que calcula el modelo matemático que proponemos y que está publicado en nuestro sitio web.


Se pagaría así a los asalariados por lo que hagan y no sólo por lo que necesiten.


Y para no afectar la rentabilidad actual de la empresa, a esos aumentos por productividad los podría pagar el Estado con una determinada parte de lo que esa misma empresa tribute por Ganancias, que generalmente es la tercera parte de las mismas.


Resolviendo tal problema social, el Estado salvaría fácilmente ese bache financiero, ya que no necesitaría hacer asistencialismo alguno.


Y la rentabilidad de toda empresa se multiplicaría al compatibilizarse objetivos de emprendedor y asalariados.


Los asalariados serán como gallinas de huevos de oro y entonces ninguno quedará sin trabajo.


El presupuesto de funcionamiento de la Unidad Ejecutora que monitoree el nuevo sistema consistirá en un aporte del 1% de sus ganancias de las empresas que adhieran, que seguramente serán todas las empresas.


Sin embargo, es necesario sustento doctrinario, que sólo lo puede aportar la iglesia católica, y así estudian apoyar el Proyecto mediante una Fundación ad-hoc.

 

 

www.proyectoactitud.com

 


 

                

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2005-2008  Proyecto Actitud

Diseño web Sitios

www.proyectoactitud.com

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

Páginas vistas

desde el 3/9/05