Un Salto Cuántico  
 

 

En esta angustiante situación social que vive el mundo de hoy muchos se preguntan por qué no se produce la "revolución del proletariado"


Aprovechando esa valiosa pregunta que denota que hay condiciones subjetivas para un salto verdadero, y sumado al rico debate que se desarrolla a todo nivel, exponemos nuestra respuesta:


Los proletarios siempre juegan el mismo rol (muy importante para la sociedad), que podría sintetizarse en lo siguiente:
Libres de responsabilidad social, ejecutan para su emprendedor las tareas más ingratas y difíciles, convencidos que eso les suministrará lo que denominamos "amparo social" o "previsión social", y que se podría resumir en un sueldo para vivienda, alimento y vestimenta, una contención que mantenga su salud y una jubilación que lo aleje de las incertidumbres de la vejez.


Así fueron, revolución tras revolución, pasando por etapas de esclavitud, servidumbre, etc. pero que desde la revolución industrial son asalariados.


Como se ve, en realidad, no fueron verdaderas revoluciones sino acomodamientos temporarios que no podían sustentarse en el tiempo, dado que terminaban siempre en un grado mayor de exclusión social.


A las revoluciones "del proletariado" nunca las diseñaron los "proletarios" sino los ideólogos de cada etapa.

 

Hoy están dadas las condiciones para un verdadero salto:
Una revolución en las relaciones laborales que les permita desarrollar un 100% de su potencialidad en forma sustentable, es decir que no los vuelva a arrojar nuevamente en la pobreza.
 
La pobreza es hoy mayor que nunca, porque la propiedad de la tierra es tan perfecta, que los desempleados ya no tienen la posibilidad de producir su propio alimento en huertas y chacras en pequeñas parcelas de tierra.


Además el Estado nunca fue tan poderoso como lo es hoy, ya que con el auxilio de la informática puede llegar al corazón de cada emprendimiento y evaluar sus resultados. Y también es muy poderoso por influencia de las diversas doctrinas sociales, que visualizaron el problema, pero no pudieron resolverlo en absoluto.

 

Hoy estamos a punto de entrar en una verdadera revolución de las relaciones laborales:
Por primera vez a los asalariados no se les pagará por lo que necesiten sino por lo que hagan. Y será el Estado quien les remunere adicionalmente, ya que su emprendedor les seguirá pagando sólo por lo que necesiten.
Entonces, los fondos para esa remuneración adicional, no saldrán de la rentabilidad del emprendedor sino de la parte de las ganancias que hoy confisca el Estado.
Las ganancias de todos los emprendimientos aumentarán sensiblemente debido a la nueva actitud de los asalariados que verán compatibilizados sus objetivos con los de su emprendedor. Y así se acabará el desempleo.

El salto más importante de toda la historia de la humanidad está a punto de concretarse.

 

 

Les recordamos que el 24 de noviembre a las 19 hs nos juntaremos en el Café Tortoni, para conocernos y para programar nuestra tarea por venir.
Nuestra Unidad Ejecutora es cada vez más grande.
 

 

www.proyectoactitud.com

                  

       

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2005-2008  Proyecto Actitud

Diseño web Sitios

www.proyectoactitud.com

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

Páginas vistas

desde el 3/9/05